6/06/2010

La muerte de los discos, los libros y la televisión.

Santiago Sanmiguel Garcés

La violación de derechos patrimoniales de un autor en nuestro código penal, o piratería (para el resto de los mortales), contempla enésimas formas de reproducir, distribuir y comercializar una obra sin autorización como delito, salvo una: compartir. Porque así se mire el tipo penal de forma amplísima, una parranda vallenata en la sala de una casa será considerada como una conducta delictiva para tal efecto, ni tendrá que pagarle a Sayco por tocar una de Emilianito, cosa en la que coincidiría conmigo hasta el presidente de esa asociación. Porque un factor es indispensable, la voluntad.


No hay comentarios: