11/17/2011

Estudiantes, No Paren ¡Queda Todo Por Hacer!

Ricardo Sanín Restrepo
Profesor  Universitario


Carta Abierta al MANE


1. Lo que han logrado
2. Donde están
3. Lo que viene

1

Con lo logrado hasta ahora han sacudido las estructuras del poder en este país, han obtenido una victoria imperecedera sobre una maquinaria ideológica acostumbrada a sofocar con la violencia de las armas, de los medios o del derecho cualquier discurso disidente que pretenda justicia social. Le han demostrado al país que  no somos ese país de fantasías mediáticas, que no somos marionetas de un reality y que no todos estamos dispuestos a vendernos al mejor postor. Que éste tampoco puede ser el país del dominio de una élite meticulosamente depredadora de la democracia escudada en una fortaleza de palabras y cifras sin contenido. Ustedes han rendido a sus pies un aparato de poder enorme, demostrando en el camino que no son fantasmas que se arrastran de la nada,  sino una densa realidad que aparece de su propia historia, de su propio discurso y su propia capacidad de imaginar un mundo mejor, así han dado un nuevo significado y orientación al sentido más profundo de la democracia que es vivir el conflicto y asumirlo en serio, en otras palabras han recuperado la verdadera política, esa anónima, cuya arquitectura más íntima y sagrada son las calles, las paredes y los parques, y han re-escrito sobre una historia petrificada, lo han logrado con tenacidad, disciplina inquebrantable, pasión, pero sobretodo con amor.


Abrieron un debate que estaba cerrado y de paso han desenmascarado al enemigo, están mostrando que el problema de la educación es simplemente un síntoma más profundo del país. Que la democracia no es el gobierno de los técnicos y los expertos blindados y cegados ante la realidad, sino el de los desposeídos, los marginados, los que no tienen voz y sin embargo gritan. Nos han mostrado que estos expertos simplemente son lacayos de hordas más pavorosas como la OMC, el FMI y el consenso de Washington, que detrás de esta máscara bestial, están siglos de represión, colonialidad y esclavitud intelectual. Que tras la frialdad de sus estadísticas y sus discursos está una política global que devora la democracia en su nombre, ustedes están rompiendo ese velo, nos están mostrando lo que yace más allá de las apariencias que posan como realidad. Nos están mostrando los verdaderos engranajes de un capitalismo de casino global que se manifiesta domésticamente en rapiña de cuello blanco.  

La batalla fue múltiple, dentro de la bestia ustedes le devolvieron el boomerang de la erudición a los expertos y con cifras y estadísticas en mano dejaron su discurso sin piso, sin santuario. Pero muy por encima de eso, desarmaron la lógica perversa según la cual detrás de las preciosas cifras no hay ningún discurso político, que se trata de una discusión técnica y no ideológica. Ustedes usaron las cifras para rescatar y poner en el centro de la mesa la importancia de las discusiones políticas duras y puras de las cuales las cifras son sólo un apéndice, y a la vez delataron que las cifras de los expertos tienen una función ideológica precisa: neutralizar y aplazar cualquier discusión política. En las calles, la bella forma de lo inesperado, el abrazo con el hermano que le arrebató el disfraz al policía y le dijo a la cara, tú eres mi hermano, tú también estás atrapado en este laberinto.


2

No permitan la prohibición, no permitan que les prohíban pensar, soñar y hacer. El arma más poderosa del establecimiento, más que las bolsas de valores, los proyectos de ley y la policía es el mito instalado en nuestra imaginación, según el cual “nada puede ser diferente”, que estamos irremediablemente arrojados a una realidad insuperable, que simplemente debemos bajar la cabeza y acomodarnos en esta orgia de placidez permisiva, es ése el verdadero terrorismo de Estado. Ustedes están inventando sobre ese mito fundamental, están mostrándonos que el cambio no solo es posible, sino necesario y fundamental, ese mito se esparce más rápido y con más poder que el gas pimienta con el cual trataron de disuadirlos, es más destructivo que cualquier conjuro discursivo del establecimiento, ustedes nos están mostrando que ese “mejor de los mundos posibles” del slogan oficial no se puede albergar en un país destrozado por la guerra y en perpetua destrucción de su tejido social.

Ustedes perforan la promesa fraudulenta de un “mundo justo” que guarda entre sus colmillos el capitalismo. Han demolido todas sus pretensiones de estabilidad, nos han enseñado la necesidad de transformar el mundo a partir de nuevas palabras, de verdaderos actos de amor por el otro, en solidaridad incansable y permanente. Hoy el discurso intelectual dominante coincide con el de las élites eruditas de siempre: la libertad es una buena cosa para las élites, pero una catástrofe para las masas. Ustedes han demostrado entonces que lo que se requiere no es una nueva interpretación de la palabra democracia, sino una nueva interpretación del mundo.

Ellos quieren convertirlos en una anomalía, y es que dentro de una normalidad tan atroz como la nuestra eso es lo que son, y deben sentirse orgullosos de ello. Son una voz que disuelve un silencio milenario, lo que estorba en la fácil acumulación de la riqueza de ese 1%, el dedo que señala esa realidad cruel, la barricada que separa lo que puede soñarse, volverse realidad y una realidad decrépita que esconde terrores tras su fachada de perfección técnico-administrativa. Son ustedes los elegidos por una nueva historia, pues bien poséanla, háganla suya.


3

Pero hasta ahora solo han tocado a la puerta de los poderosos y estos les han dado lo que quieren, pues ellos bien saben que si no apaciguan el apetito revolucionario este romperá las puertas y se internará hasta llegar a la cabeza y degollarla. Por eso no es el momento de frenar la lucha, antes bien de intensificarla. Han mostrado que el verdadero pueblo de la democracia no es una multitud indolente manipulada por el cinismo moral de los glotones del poder, sino antes bien todos nosotros, todos los demás, los que sobramos en sus cuentas, los que nos atrevemos a vivir sin amos, los que repudiamos la servidumbre voluntaria, los que sólo nos reconocemos como humanos en la precariedad del otro, somos el minero desmembrado del Putumayo, el indígena desposeído del Cauca, la familia del joven desaparecido por una ejecución extrajudicial en Soacha.

¡Ojo! Hasta ahora lo que han logrado es un acuerdo altamente institucionalizado que permite la domesticación de lo político. El gobierno sintiendo los pasos de un animal gigantesco acude al truco más viejo en el libreto oficial, retroceder y conceder, pues con esto sabe que desarma el dispositivo del resto de las demandas, pues si el movimiento se perfecciona, detrás de las demandas puntuales de la defensa de la educación pública, se asoman demandas más poderosas, se asoma la necesidad de lograr la justicia social, un auténtico proceso de paz sin tangentes, la erradicación del hambre y la miseria que no dan espera. No se dejen asfixiar por la satisfacción de un triunfo importante sí, pero pasajero. La verdadera lucha siempre está por-venir, latente en el momento de una discusión que yace más allá. Si persisten son capaces de perturbar tan profundamente el orden de lo establecido que detrás de él se abre el mundo de lo posible, detrás de sus movilizaciones está a punto de aflorar el pueblo como realización material auténtica de la democracia.

No permitan que sus demandas se incorporen literalmente, ellos están retirando el proyecto con la misma mano que el asesino esconde el puñal detrás de su espalda. Empujen, sueñen, luchen como si mañana no existiera, no alcanzarán nada si no han de convertirse en el punto nodal y hegemónico de todos los dolores, desastres humanitarias, víctimas, protestas y movimientos en Colombia. No están solos, todo lo contrario ustedes son la plenitud a la que aspiramos, el triunfo de la solidaridad que no exige ninguna ofrenda sacrificial. Ustedes son la nueva estética de la democracia, valientes, incansables, y llenos de amor, continúen hasta que lo establecido, el régimen, el sistema no tenga donde refugiarse, y se vea obligado a mostrar sus inconsistencias, la monstruosa mentira sobre la cual está parado. Ustedes son el exceso hermoso que no puede ser reconducido a los campos de concentración de la apatía y la supervivencia flácida, ¡ayúdenos a salir de ella! Ustedes son la reestructuración de la realidad misma. Realidad que necesitan los millones de desplazados, los millones de invisibles y atropellados por nuestra historia, ustedes están a punto de cruzar el umbral de lo indecible, cuando lo hagan seremos todos quienes estemos allí, en vida.

Tienen en sus manos el “Yo acuso” que nos despierta y nos sacude de esta pesadilla letárgica llamada capitalismo. Ustedes son la utopía, no le teman, ella no es un futuro inalcanzable, sino la declaración presente del acto que pretende desplegar las consecuencias de su propio acontecimiento, es decir que lo que nos hace falta es un presente, ustedes son la concreción de ese presente que no necesita de más instante que el “ya” y “ahora” para ser verdad. La utopía es la contraposición directa a la fantasía del “todo está bien” que produce un sistema pragmático como declaración de un mundo que no existe. Aquí cabe la pregunta, ¿cuál es más realista? Un sistema que niega un mundo sumido en dolor y desesperación, o una utopía que comienza a existir a partir del dolor que reconoce multiplicándose en el mundo, que comienza a diseminarse en las palabras de un mundo que crea. ¿Cuál es el ilusorio?, ¿Cuál es el corrupto? ¿Cuál es más real? Ellos son la simulación, una caricatura grotesca de la realidad, ustedes son la única realidad que define el futuro, ahora.


Rionegro, Antioquia

17 de noviembre de 2011

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ud solo usa sus clases como una forma de adoctrinamiento político, y raja a las personas que piensan distinto a Ud. Es esa libertad de lo que Ud tanto habla en sus paginas de burgués letrado, que solo la entienden un grupo de elitistas como Ud. Ud que tanto habla de aceptar a la diferencia, y solo incita a la violencia contra las personas que piensan distinto a Ud? Es la izquierda el único modelo que existe, jajajajajajajajaja no que la hegemonía solo es pintar un centro de un color particular que no tiene ninguna esencia finalmente, su teoría se ahoga en su misma destrucción del universalismo, ya que lo que ud propone no es mas que otra metanarrativa metafísica y aburrida.... Lo que Ud hace es un abuso del derecho de la libertad de cátedra en contra del libre pensamiento del alumno

Anónimo dijo...

Es curioso el comentario anterior, que no puede ni siquiera tener sentido para quien lo escribe. Las falencias personales que quiere encontrar en el educador están por fuera de las que de verdad podría tener esta persona o cualquier otra. Se muerden la cola en laberintos circulares incapaces de ser perforados por la pubertad y soberbia juvenil. Acaso si pudiera el mediocre escoliasta comprender que es precisamente la literatura aquella forma que permite alcanzar aquello de lo que carece el hombre, no malgastaría letras enfocando sus carencias en exponer los errores, equivocándose al nominarlos, de una persona, ni tampoco me invitaría a malgastar las mías. En todo caso, podría ser un motivo de agradecimiento cuando fueran verosímiles, y lástima que no lo sean, pues obrarían como ese espejo en el que se reflejen nuestras caras.

Que las cosas sean contradictorias ¡despierta pequeñuelo! es precisamente por eso que se puede ser fecundo. Ese es el precio que hay que pagar, como lo enseñó un hombre al que la sífilis le llegó al cerebro como un momento de lucidez.

Me gustaría terminar diciéndote que, por un lado, no hay abuso en la libertad, y segundo, que el estudiante, como creo ningún otro personaje de esta obrilla teatral, tienen libre pensamiento. Tu ficción de autonomía parece ser una ficción erótica.

SJ

Anónimo dijo...

básicamente lo que Ud esta diciendo es que Ud en su cómodo lugar de profesor, con su arrogancia peculiar, usando su terminología elaborada que se aparta completamente de la clase social a la que dice defender, puede criticar a todo el mundo tildar a cualquiera que tiene un puesto exitoso de "rapiña de cuello blanco", pero claro cualquiera a Ud si nadie lo puede criticar como el tipico izquierdoso no esta abierto a que lo critiquen se cree un Dios que tiene la ultima palabra la ultima verdad aunque diga vehementemente que no cree en tales cosas,Ud al final lo unico que hace es vender literatura en el sistema capitalista que tanto detesta pero que al final del dia es lo que le da de comer, es muy facil sentarse en una silla de cuero y criticar y criticar todo lo establecido, con una retórica imposible de desarticular absolutamente ambivalente que se puede interpretar como Ud quiera ese es su laberinto y su forma de defenderse en su retórica mas elitista que la que usa la supuesta elite que tanto odia a ese léxico liberal que tanto detesta, por ultimo tampoco creo en la libertad humana creo que su odio hacia el capitalismo se debe a sus propias experiencias de vida como lo dijo Von Mises la mayoria de las personas que detestan el capitalismo como Ud son porque no han sido exitosas en ese sistema, yo hago parte de un grupo de estudiantes que estamos indignados por la forma como la izquierda a monopolizado la verdad en cualquier clase de filosofia o historia del derecho, solo se puede leer autores de izquierda, las personas como Ud autopromocionan sus libros, toda la clase es un ataque constante a la derecha en la cual se pierde cualquier sentido de objetividad bajo la bandera que todo el derecho es politico, autores de la talla de Joseph Raz quedan en la sombra porque esos son los enemigos liberales y positivistas, en las clases lo unico que se leen con criticas al positivismo sin poder leer a los autores mismos y que el estudiante forme un criterio, donde queda la filosofia analitica, la del lenguaje, la logica herramientas fundamentales para un abogado, asi no sea la clase de abogado que a ud le gustan porque al final ud quiere tener una mano de discípulos que lo sigan enceguecidamente

Anónimo dijo...

Qué curioso. Yo, que fui quien le respondí, ni soy profesor ni soy de izquierda. De hecho le respondí alegremente asistido por Schopenhauer y otra suerte de escritores y filósofos llamados a mi parecer por la mediana gente como “conservadores”. Solo trataba de decirle que las cosas usted no las está valorando sensatamente. Sus aversiones, igual, tampoco son autónomas; y está bien, para ser duros, lo único que le diferencia a vuestra desconocida pluma de la “repetitiva” pluma del presente escritor, es que allí se encuentra arte. Usted no se puede desprender del dualismo porque no sabe orientar sus pasiones; tampoco ha puesto mucha atención a la clase dictada por este hombrecillo en cuestión: cuando mejor se ponen es cuando tiene del otro lado del río alguien con quien debatir. Pero lo prometo; ¡nunca más dejaré que me escandalicen las opiniones estúpidas!

Anónimo dijo...

Un consejo aprenda hablar claro y con convicción, Ud y con su arrogancia particular de mamerto ilustrado es incapaz de responder ante cualquier critica que se le haga evadiendo cualquier tema levantando falacias adhominem diciendo como nuestros comentarios son estúpidos pero aun se digna a responderlos, la izquierda es feliz mostrando como supuestamente vivimos en un mundo oprimido por una serie de minorías que ostentan el poder, lo que no se dan cuenta es que ellos mismos están llevados por la voluntad hacia el poder, que su misma postura es un espacio de exclusión y de censura, como claramente ya se ha convertido el departamento de historia y filosofía del derecho, y peor aun la misma javeriana que censura a la derecha y las opiniones divergentes que no sean de corte social, la facultad esta plagada de mamertos ilustrados que se creen Jesucristos moralistas, el problema no su existencia sino la forma como han monopolizado la verdad en todas las clases de filosofía del derecho y la forma como justifican la violencia hacia la derecha y las formas establecidas de poder, no puede haber espacios de tolerancia contra profesores que profesan abiertamente a favor de la violencia en sus clases, no puede haber tolerancia para los intolerantes y por esto es mi hostilidad hacia uds como puede ser que se enseñe que el terrorismo es un acto normal y justificado? o que se haga una carta abierta a los estudiantes insitandolos a la violencia? como ejemplos de mi indignación y de muchos otros que no tienen la valentía ni el coraje de oponerse a lo que nos parece que va en contra de lo que deberia ser permitido,

Anónimo dijo...

Gracias al comentario de este ultimo "mamerto" que se ha sacrificado volviéndose lo que critica todos hemos aprendido porque no debemos ser como lo criticado!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

La carta que aca vemos es el tipico ejemplo de la forma como la izquierda segrega a los estudiantes que no apoyan los movimientos politicos estudiantiles, pasando por encima de su derecho a estudiar...

Anónimo dijo...

A la pregunta “¿Qué propone la teoría crítica? ¡Se dedica a criticar y no propone nada!,” la respuesta es muy sencilla “¿Usted tiene el poder? ¿Decide usted con el desayuno cuál país es enemigo y se puede invadir? ¿Tiene usted poder de veto en el Consejo de Seguridad? ¿Es usted miembro de la Junta directiva de Pacific Rubiales? ¿Puede matar muchachos en Soacha? ¿Pasea usted en yates por la Polinesia francesa mientras que los que lo construyeron dividen un dólar de comida entre diez hijos? ¿Ha sido invitado a un bautizo en las finca de los Santos? ¿Celebra usted los resultados diarios del Dow Jones mientras la mayoría del mundo gime de dolor y se muere de hambre? ¿Tiene usted un Damien Hirst en las paredes de su sala y no tiene idea que son “Las Pavas”?....Si NO, entonces parece que usted es un vasallo más de la clase media, de esos tantos, tantos, que prefieren vivir en un coro del deseo imposible, que tienen una utilidad básica para el poder: amarlo sin preguntarse nunca porqué. Así que, quizás, de pronto, el mundo en que vive le debería doler un poquito más, le debería pellizcar el culo que le sirve se alma de vez en cuando…. ¡ahí está la teoría crítica!